blogchicas.es.

blogchicas.es.

Crea ambientes relajantes con estas ideas de decoración zen

Introducción

Cuando se trata de decorar nuestro hogar, siempre buscamos crear un ambiente acogedor y relajante que nos ayude a desconectar del estrés del día a día. Si eres una apasionada de la decoración zen, quieres incorporar esta filosofía en tu hogar y crear un espacio tranquilo y relajante, siguiendo estos consejos podrás lograr la atmósfera zen que necesitas para sentirte en paz.

Colores zen

La elección de los colores en la decoración zen es fundamental para conseguir el ambiente de calma y reposo que buscamos. Los tonos neutros y naturales son la opción perfecta para una decoración zen, ya que transmiten una sensación de armonía y equilibrio. Los colores que predominan en la decoración zen son los tonos grises, blancos, beige, marrones y verdes. Puedes optar por decorar una pared con papel pintado o pintando tus paredes en tonos blancos o grises suaves. Agrega detalles en tonos beige o marrones, como cojines, alfombras y cortinas para lograr una decoración armoniosa.

Muebles zen

En la decoración zen, la simplicidad y la funcionalidad son clave. Los muebles de líneas rectas y sencillas son la mejor opción para conseguir una decoración zen. Los muebles de madera natural, tanto en colores claros como oscuros, son muy adecuados para este estilo decorativo. Los muebles de ratán y bambú son otra opción muy popular en la decoración zen ya que son materiales naturales y sostenibles, añadiendo así a la filosofía del ambiente que estamos creando.

Iluminación zen

La luz en la decoración zen es muy importante para crear un ambiente relajante y armonioso. Una buena opción son las lámparas de papel, que difunden la luz de forma suave y cálida. Las bombillas de luz cálida o amarilla son las recomendadas para este estilo decorativo. Otra opción son las luces indirectas que iluminan la habitación de forma sutil y pasiva. Si prefieres tener luz natural, no dejes que las cortinas o persianas impidan pasar la luz natural. La luz es una forma de llenar la habitación de paz y energía, aún más importante dentro de los ambientes zen.

Olores zen

El olor en la decoración zen es un elemento a menudo subestimado, pero es clave para crear un ambiente relajante y armonioso. Las velas naturales de aromaterapia son una excelente opción para la decoración zen. Las velas hechas a base de cera de abeja o soja con aceite de lavanda, eucalipto o rosa son opciones relajantes que también ayudan a purificar y aumentar la energía de la habitación. Para completar la experiencia aromática, puedes colocar flores naturales de jazmín, lavanda o azahar en macetas para que su esencia inunde la habitación.

Texturas zen

Los textiles en la decoración zen deben ser naturales y cómodos. Las texturas suaves, como las telas de algodón y lino, son ideales para conseguir un ambiente relajado. Además, puedes utilizar cojines y alfombras de pelo alto o corto para añadir un toque de calidez y confort. Puedes también agregar una manta de lana o algodón con patrones suaves y relajantes para envolverte y descansar.

Naturaleza zen

La presencia de plantas en la decoración zen es fundamental. Las plantas de interior purifican el aire, aportan armonía y equilibrio al ambiente y, por supuesto, son un elemento natural que nos une al universo. Las plantas como la hiedra, el bambú japonés o la sansevieria son una buena opción para decorar la habitación de forma natural y un ambiente relajante.

Orden y minimalismo zen

El orden y la limpieza son partes imprescindibles de la decoración zen. Ordena tus objetos de forma que no se sienta cargado el ambiente y que tengas a la vista sólo lo necesario y bello. Al no tener demasiados objetos el ambiente se siente minimalista, esto ayuda a la sensación de estar desconectado de los objetos y conectado con la paz intrínseca. Esto no significa que debas tener tu habitación estéril y vacía, sino que debes seleccionar bien tus objetos decorativos y tener la mínima cantidad de ellos.

Conclusión

Con estos consejos podrás mejorar la decoración de tu hogar, creando un ambiente relajante y acogedor que te permita desconectar del estrés diario. La decoración zen es ideal para ambientes donde buscas la tranquilidad y el bienestar, pero no sólo esto, también agrega un ambiente de armonía y conexión con la naturaleza que te envolverá en una experiencia de paz y tranquilidad en tu espacio personal.